Sus resultados de búsqueda

Desayunando con… Estefanía de Oliveira

Publicado por Brunchear en 14 Diciembre, 2015
| 0

estefania de oliveira 3

“Me paro en todos los sitios que huelan bien”

Desde que conocimos la firma Papiroga, nos entraron ganas de compartir un rato con una de las cabezas creativas del proyecto. Y como ya sabéis cuál es nuestra comida favorita del día, decidimos proponerle a Estefanía de Oliveira una conversación en torno a un buen desayuno para charlar con ella.

Hay muchas formas de entender la vida, y la de Papiroga nos ha encantado. Se trata de una marca de accesorios femeninos como pendientes o collares, pero ofreciendo un producto que va mucho más allá del simple adorno. Como ellos mismos declaran, “no hay un día igual a otro y no te conformas con ser la misma, pero siempre puedes ser quien quieres ser”. Por eso, dividen sus creaciones en tres líneas distintas pero igual de atractivas, igual de innovadoras y sobre todo igual de auténticas.

Nos ha picado la curiosidad de saber quién se esconde detrás de una firma cada vez más presente en los estilismos que vemos a diario en los medios, y hemos quedado con Estefanía de Oliveira (Art Director de Papiroga) para hablar de sus ideas y sus proyectos. Pero antes nos hemos pasado con ella por uno de sus locales favoritos de Madrid, Cántaro Blanco, un establecimiento único en la capital. Allí pudimos comprobar que todavía hay personas que creen en lo auténtico, en lo natural como base de la creación de un producto delicioso y de calidad.

estefania de oliveira 1

Estefanía, dicen que el desayuno es la comida clave del día. ¿Es importante para ti?

La verdad es que yo desayunar, lo que se dice desayunar, no desayuno. Me tomo un café y empiezo a currar. Pero soy bastante madrugadora, y a las dos horas de haberme levantado me gusta hacer una comida que se parece más al concepto de brunch.

¿En qué suele consistir tu desayuno?

Pues a parte del café que tomo al despertar, soy de desayunar fuerte a media mañana. Me hago mis mermeladas y suelo tomarlas con pan y leche. Soy muy de lácteos, entonces todos los yogures y quesos que tenga por delante me los como. También soy muy aficionada a los cereales, pero me gustan sobre todo los que parecen “radiactivos”, con mil colores y monstruos en la caja. Creo que es el único producto en el que me dejo llevar por el marketing y me vuelvo una niña de tres años. Además, vivo cerca de Madrid pero no en la ciudad, sino en una casita en el campo que está aislada y lo único que tengo cerca es una pequeña granja con sus propias gallinas. Desde aquí la recomiendo, está en El Encinar del Alberche. Como están en la puerta de al lado, les pido huevos y me los hago fritos o con tostadas… Luego lo que me pasa es que me paso y hasta las cinco de la tarde no como nada más.

¿Tienes algún lugar favorito para desayunar cuando estás fuera de casa?

Cuando no estoy en casa es porque vengo al estudio. Y si vengo, aprovecho todo lo que pillo de camino entre el metro y el estudio. Me paro en todos los sitios que huelan bien, aunque sea una tienda de veinte duros que se ha puesto a hacer pan. Pero hay un sitio que me gusta mucho, que es donde hemos parado hoy, Cántaro Blanco. No me pilla de camino, pero si tengo un poco de tiempo, me desvío hacia allí para ir porque tienen muchos tipos de leche, yogures… y me encantan. Podría alimentarme toda la vida de huevos y lácteos.

¿Qué opinas del fenómeno brunch? ¿Le ves futuro en España?

Me parece complicado que mucha gente tenga la suerte de poder hacer el brunch a menudo. Yo estoy contenta porque consigo manejar mis tiempos para tener ese rato al día y me encanta. Me parece genial y lo llevo a cabo siempre que puedo.

Cada vez veo más gente tomando esta alternativa los fines de semana, a diario me parece más difícil. En España tenemos malos horarios de trabajo, y si cambiasen sí lo vería más factible porque estamos en un país que gastronómicamente es muy potente. Además me parece una idea muy guay lo de quedar para hacer el brunch.

estefania de oliveira 4

Hablamos ya de su marca justo cuando empezamos a dar buena cuenta de los deliciosos productos que hemos cogido en Cántaro Blanco. Dos de sus yogures con toppings y dos sobaos acompañan a un bizcocho de la casa apto para celíacos.

Háblanos de Papiroga, ¿cómo nace la idea?

Nace un poco del cansancio. Somos tres socios: Leire, Daniel y yo. Y veníamos de empresas multinacionales, cada uno de su sector, y no nos gustaba lo que había. No estábamos de acuerdo con la idea de moda entendida como frustración y no como camino a la felicidad. Decidimos crear Papiroga desde el principio con una visión un poco suicida e idealista, juntando todo lo que esperábamos y queríamos de una marca de moda y tratando de llevarla a cabo. Fue una apuesta complicada porque tuvimos que dejar nuestros trabajos, los sueldos fijos… y lanzarnos un poco a la piscina. Pero llevamos cinco años, trabajo más que en cualquier otro lugar pero soy mucho más feliz. Y creo que en la medida que podemos, ayudamos a mejorar las cosas o a que sean como creemos que deberían ser.

“El lujo lo define lo escaso, no lo caro”. Nos ha encantado esa frase con la que os presentáis…

Dentro de nuestra filosofía de marca, hemos tratado de dibujar qué es lo que nos gustaría que una marca nos ofreciera. Hay una serie de ideas y filosofías que la componen, y para nosotros es muy importante el concepto de que el lujo deja de serlo si se basa sólo en el dinero que cueste. Creo que es un lujo mucho mayor coger de un árbol los únicos seis o siete higos buenos que han salido y hacer una mermelada, que tener la mermelada más cara del mundo. Es mucho más difícil de acceder a lo escaso que a lo caro.

Es cierto que atravesamos un momento económico muy duro, pero también lo es que cada vez hay más gente que tiene acceso a lo caro. El lujo de los años 20 era para tres; esas mismas marcas trasladadas a hoy venden para cientos de miles de personas. Tratamos de que nuestros accesorios sean lo más accesibles que podamos teniendo en cuenta que los hacemos a mano, y mantenemos ediciones limitadas.

¿Dónde pone los ojos ahora Papiroga? ¿Cuáles son vuestros proyectos de futuro?

En lo estratégico, estamos intentando abrir fronteras, llegar a países que consideramos importantes como Japón, China o Estados Unidos. Entonces ponemos mucha fuerza en ferias internacionales, prensa… todo lo que pueda hacernos llegar de forma más consistente y potenciar nuestra presencia en esos lugares.

En cuando a diseño y productos, seguir haciendo el cabra mucho más y estar abiertos a todo lo que se nos ponga por delante para llevarlo a cabo: aumentar categorías, hacer colaboraciones… Siempre tenemos cosas en un cajoncito, y cuando tenemos tiempo las vamos recuperando.

Lo cierto es que esta entrevista resultó todo un hallazgo para nosotros. Y no sólo porque pudimos conocer a una persona increíble a la que da gusto escuchar hablar y con una colección de ideas más que interesantes, sino también por haber descubierto Cántaro Blanco y su romántica idea del desayuno y el producto lácteo. Nos acordaremos mucho tiempo de esta magnífica mañana con Estefanía, y tendremos muy en cuenta su local favorito en el futuro.

PAPIROGA

 Calle de Manuela Malasaña 29, Madrid

  • Apuntar Local


Subscríbete a nuestro Newsletter

Únete a nuestra lista de emails para recibir las últimas noticias de Brunchear.com

Se ha suscrito con éxito