Sus resultados de búsqueda

La fiebre del cronut

Publicado por Brunchear en 14 abril, 2014
| 0

cronut 3

Hará cosa menos de un año empezó a llegar a nuestros oídos que los neoyorquinos se estaban volviendo locos con un nuevo invento pastelero, que la gente pasaba la noche en la calle o se despertaba a altas horas de la madrugada para hacer cola a las puertas de una pequeña pastelería del SoHo que había inventado el non plus ultra de la bollería moderna. La simbiosis perfecta entre dos de los dulces más populares, deseados y devorados a escala mundial: el croissant y el doughnut (también conocido dentro de nuestras fronteras como Donut).

El chef pastelero Dominique Ansel, veía como cada día más gente se apelotonaba hambrienta a las puertas de su tienda. Y es que sólo los habitantes de Nueva York son capaces de crear un hype a nivel mundial al simple hecho de probar un nuevo dulce del mercado. Dominique hace siete años que llegó a Nueva York y tres desde que abrió su pastelería en el SoHo. Ni siquiera él se esperaba el éxito masivo de su invento, que vende a un precio de 5 dólares y que desaparecen del mostrador antes de las 8:30 de la mañana. Tampoco se esperaba que la gente llegase a revender los cronuts del día por 40 dólares la pieza.

P1150203_wm-680x510

Pero, ¿qué tiene el cronut que los vuelve locos?. Pues lo mejor de los dos mundos: la esponjosidad y las delicadas “capas” del croissant y la delicia frita en forma de un donut. Porque, que quede claro que el cronut no para nada un croissant amasado y frito. Es un producto elaborado que ha lleva más de 2 meses de trabajo y más de 10 recetas diferentes para convertirse en la estrella de la bollería. Una vez listo se le da unas vueltas en azúcar, se rellena de crema y se glasea por encima. Además el chef Ansel, para causar todavía más impacto, los hace rellenos con sabores que van variando cada mes con sabores tan espectaculares como Rosa y Vainilla, Mora y Lima, Coco, Higo y Mascarpone o Dulce de Leche entre otros.

cronut2

La fiebre cronut también ha llegado a Europa y a nuestra ciudad, donde se pueden encontrar algunos pioneros en la manufacturación de este nuevo bollo hipster. Incluso hay quien dice, como el pastelero Guillem Lleonart de Sant Celoni, que la receta utilizada por el chef Ansel es muy parecida a la que utilizaba su abuelo, que usaba el aceite que sobraba de los buñuelos de cuaresma para freir masa de croissant en forma de rosquilla. Además de en su pastelería de Sant Celoni también se pueden encontrar cronuts made in Barcelona en la pastelería Cal Forner de Les Corts, o en las diferentes sedes de la panadería-cafetería Santagloria. Estos serían los más parecidos a la receta original, aunque la pastelería Sacha de Sant Gervasi también se ha animado con su versión del célebre bollo, así como la pastelería dedicada exclusivamente al doughnut, Lukumas, en la parte alta de gracia, tiene un bollo acruasanado con canela que es una verdadera delicia. Aunque siempre puedes coger un avión y plantarte en la Gran Manzana a las 6 de la mañana bajo el frío de febrero y hacer cola dos horas para saborear el bollo de moda.

Escrito por Deborah Camañes

Otros posts de interés

La verdadera historia del croissant


  • Apuntar Local


Subscríbete a nuestro Newsletter

Únete a nuestra lista de emails para recibir las últimas noticias de Brunchear.com

Se ha suscrito con éxito