Palermo es un área extensa que pertenece a la ciudad de Buenos Aires que alberga restaurantes eclécticos, bares y tiendas de moda, donde uno se puede encontrar con artistas todo el tiempo. A los viajeros que le gusta perderse entre estos mundos de bohemia, buscando experiencias diferentes, es ahí donde aparece Brandon un novedoso restaurant que conquista el corazón de los visitantes de la cuidad y por qué no, también de todos los que vivimos día a día Buenos Aires y buscamos algo fresco que te transporte a otro nivel a través de una arquitectura imponente.

 Al ingresar por sus grandes puertas vidriadas de color negro, comienza la experiencia que propone Brandon. Un salón luminoso de techo alto y moderno que se ve custodiado por una gran barra de marmol con gran cantidad de sillas para los solitarios que les gusta, en cierta forma, sentirse parte del trajín de los mozos detrás de la barra.

En el fondo del salón y a la vista de todos se encuentra la cocina, un detalle no menor, que me llena de confianza en que obligan a mantener la limpieza de todos los espacios, al encontrarse a la vista de todos.

Pero lo mejor está en su segundo salón que se encuentra en el primer piso con vista externa al jardín y mayor intimidad para compartir un Brunch entre amigos donde no importa el clima ya que su bien cuidado jardín nos da la calidez, para acompañar el menú que nos propone Brandon. 

Y es aquí en donde los verdaderos apasionados por los Brunch nos vamos a centrar. Conceptualmente el menú que nos ofrece Brandon es de los más completos de la ciudad.

Consta de una infusión (té negro o verde en hebras) o café caliente o frio.

Luego hay una opción platos salados que van desde una salchicha parrillera y rosti de papas, portobellos salteados con espinaca, panceta y papas rotas con mix de verdes (todos con huevos revueltos), hasta un salmón gravlax de alto nivel con bagel tostado, papas rotas y cream cheese.

Y claro no puede faltar en un Bruch una parte dulce que pueden ser tortas de chocolate, budín de banana, y por supuesto estando en argentina hay alfajores marplatenses caseros, pero definitivamente la estrella del lugar es una carrot cake, perfecta combinación de especies como la canela, clavo de olor,  anís estrellado y la zanahoria hacen un plato delicioso simple y delicado. 

El menú también incluye  tragos de autor (una carta realizada por Inés de los Santos)  cerveza artesanal o limonada otro gran hallazgo de la gastronomía que nos propone Brandon para limpiar el paladar con cada bocado.

Costo del Brunch: 8 € EUR 

/ Tiempo de espera desde realizado el pedido: 16 minutos.

Con respecto al precio/calidad es muy bueno, ya que que son platos abundantes de muy buena calidad.