The East Pole se encuentra en una zona tranquila de Upper East Side. Un brunch muy bien valorado por sus productos de calidad, frescos, orgánicos, locales y de temporada.

 Entre los platos salados destacamos el Revuelto de huevos orgánicos, con brócoli, tostadas y queso Timberdoodle (semicurado con aroma a manteca de cacahuete de Woodcock Farm, en Vermont) o el Crostini de salmón fumado, con queso ricota, alcaparras y cebolla roja. Si prefieres un bocado dulce y atrevido puedes probar su pan de plátano con mantequilla de manzana.