Toque de queda se ubica en uno de los hornos más emblemáticos de la isla, el antiguo Forn Cremat. Este nuevo espacio de Mallorca se ha transformado en una champañería donde ir a picar embutidos y quesos gourmet de España, Italia y Francia. Los propietarios, de origen italiano, cansados de vivir el frenético ritmo de la ciudad decidieron trasladarse a la isla y abrir este innovador negocio de tablas, tapas y cocas. En Toque de queda también encontrarás tartas caseras, cervezas artesanas y vinos italianos y mallorquines.

El espacio conserva todo el encanto del Forn Cremat, que horneó unas de las mejores ensaimadas de Palma de Mallorca, recreando un ambiente acogedor y familiar para tomar el desayuno o el brunch.

Escribir una opinión

Tu puntuación
angry
crying
sleeping
smily
cool
Cargar

Your review recommended to be at least 140 characters long :)